Top Nav Breadcrumb - Spanish0

El desarrollo de la iniciativa de los alumnos mejora los niveles de equidad y acceso

Contribución de Rhonda Broussard

Rhonda BroussardEn el verano de 2006, me mudé con mi familia desde Brooklyn, Nueva York, a St. Louis, Misuri, y empecé a buscar la comunidad de aprendizaje más adecuada para mí y mis hijos. Después de haber impartido clases del Programa de los Años Intermedios (PAI) y el Programa del Diploma (PD), me di cuenta de que en la mayoría de los colegios urbanos se esperaba que los alumnos de grupos minoritarios procedentes de comunidades con un bajo nivel socioeconómico consumieran conocimientos en lugar de participar en su aprendizaje. Así comencé a indagar en el diseño de los colegios. ¿Qué pasaría si ofreciéramos la educación más interesante y académicamente rigurosa a una comunidad intencionalmente diversa y garantizáramos que fuera gratuita para todos los alumnos? ¿Qué pasaría si todos los niños tuvieran acceso a la misma educación que los hijos de los líderes mundiales? ¿Y si todos recibieran una educación bilingüe y pudieran ver el mundo desde otra perspectiva? ¿Y si se vieran a sí mismos ahora como agentes del cambio en sus comunidades, en lugar de esperar a hacerse mayores para actuar o a que otras personas actúen?

Cuando fundé la organización St. Louis Language Immersion Schools (SLLIS), nuestra visión era crear una red de colegios públicos de inmersión total donde se impartiera el continuo de programas del IB. Nuestros tres primeros colegios de primaria, The Chinese School, The French School y The Spanish School están autorizados para ofrecer el Programa de la Escuela Primaria (PEP), y la sede de secundaria, The International School, ha iniciado su etapa como colegio solicitante para ofrecer el PAI. Todos los colegios representan un compromiso deliberado con la diversidad: participan del programa de ayuda Título I y reflejan o superan la diversidad étnica de nuestra región, nuestra lengua y nuestro país de origen, así como la diversidad de estructuras familiares existentes.

Esperamos que nuestra comunidad escolar sea una en la que nuestros alumnos se pregunten: “¿por qué estudiamos esto?, ¿qué tiene que ver con mi vida?, tengo siete años, ¿qué puedo hacer al respecto?”

Y en la que nuestros docentes respondan con relaciones pertinentes entre los libros y la vida real,  y brinden oportunidades para actuar acordes a la edad. Nuestros alumnos de segundo año han recibido su primera consigna de acción como parte de la unidad sobre derechos y privilegios. Los docentes preguntan a los alumnos qué derechos desean defender. A continuación, los alumnos identifican los derechos y sobre quiénes tienen que ejercer presión (hermanos, compañeros de clase, docentes, padres, personal de dirección, etc.), y emprenden una campaña para promover el cambio. Cuando nuestros alumnos de segundo y tercer año exponen argumentos bien elaborados para modificar la política de uso de uniforme, donde mencionan el reciclaje de múltiples flujos o el uso de armarios, nuestra comunidad de adultos los anima y participa en conversaciones en tiempo real sobre el cambio.

Lugares de origen del personal de SLLIS.

Lugares de origen del personal de SLLIS.

Una de nuestras primeras exposiciones de quinto año comenzó con una alumna del The Spanish School que hacía preguntas sobre el miedo. Inició su presentación con un gráfico circular que representaba los miedos más comunes: payasos, perros que ladran, casas abandonadas y películas de miedo. ¿Cuál ocupaba el puesto número uno? Las casas abandonadas. A continuación, mostró hábilmente un mapa de datos de sistemas de información geográfica donde aparecía el número de casas abandonadas de nuestra ciudad y reveló su primera conclusión: que la gente tendría miedo de visitar su barrio y los residentes tendrían miedo de volver a casa. Seguidamente, vinculó el área censal con la mayor concentración de viviendas en ruinas y estableció una correlación con la delincuencia personal que reveló que los índices de delincuencia eran más elevados en estos barrios. Luego siguió dando ejemplos del mismo fenómeno en otras áreas urbanas del país. ¿Qué podemos hacer al respecto? Invertir en barrios con servicios, destinar las viviendas vacías a colegios, centros comunitarios, proyectos artísticos, y dar a las personas un motivo por el que volver a casa, con el fin de reducir su miedo a las comunidades urbanas.

Por supuesto. Este es exactamente el tipo de reflexión y atención que preparará a nuestro alumnado urbano para lograr un mayor éxito en sus estudios postsecundarios y carreras profesionales.

Cuando hablamos del éxito de los Colegios del Mundo del IB en cuanto a la mejora de la excelencia y la equidad para una población diversa, debemos recordar que no podemos limitarnos a las métricas de desempeño. ¿De qué manera se espera que actúen con un propósito los alumnos de minorías o con escasos recursos en nuestros colegios y clases? ¿En qué áreas cuestionan con confianza los libros, a sus compañeros, a sus docentes y a sí mismos? ¿En qué áreas relacionan los análisis y las acciones? Compartamos las historias de alumnos que están cambiando el mundo gracias al aprendizaje basado en la indagación. La iniciativa y la capacidad de defensa que los alumnos desarrollan en los colegios que imparten el PEP son fundamentales para reducir la brecha de la equidad.


Rhonda Broussard (@broussardrhonda) es la fundadora y expresidenta de la organización St. Louis Language Immersion Schools. Además es una indagadora profesional que ha fundado una red de Colegios del Mundo del IB y una organización sin fines de lucro para el aprendizaje de lenguas, ha llevado a cabo investigaciones culturales y lingüísticas en Camerún, Francia y Martinica, obtuvo la certificación National Board Certification y ha impartido clases en varios colegios de secundaria de EE. UU.