Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Mensaje para la promoción de 2016: los exámenes finales del IB nos hacen más fuertes

Hemos invitado a un grupo de graduados del Programa del Diploma a que reflexionen sobre cómo han sido sus vidas después de la etapa en el IB y den sus opiniones sobre los temas que prefieran. La exalumna Maham Kamal Khanum obtuvo el diploma del IB en el International School de Karachi (Pakistán) en 2015. Actualmente está finalizando su primer año universitario en Washington D. C.

Contribución de Maham Kamal Khanum

DP-Stock-58-DP-boy-exams

El dulce olor de las flores y la lluvia de la primavera anuncia la llegada de la nueva estación. Pero a medida que se acerca este momento, aumenta la ansiedad que sufren muchos alumnos del IB ante la inminencia de los exámenes finales. Como recién graduados del Programa del Diploma (PD), podemos pensar si esta época del año nos hace extrañar esos momentos de nervios que vivimos justamente hace un año. Para los alumnos de segundo año del PD que se van a presentar a la convocatoria de exámenes de mayo de este año, es el momento de tomar decisiones sobre las solicitudes de ingreso en la universidad y de afrontar los calendarios de plazos de los numerosos componentes de evaluación del IB. La necesidad de compaginar varias tareas es cada vez mayor y todos los momentos importantes parecen quedar muy lejos.

¿Pero saben qué? Esta es precisamente la preparación única que reciben los alumnos del IB de cara a la universidad y los muchos otros magníficos logros que tienen por delante. Ahora mismo, todo puede parecer imposible de hacer. Sin embargo, graduarse en el PD implica aprender a gestionar la carga de trabajo y convertirla en satisfacción por nuestros logros. Si bien no hay una estrategia universal para afrontar este momento, hay varias formas de conseguir que sea más llevadero.

Hace un año, tenía un calendario lleno de abreviaturas del IB, como CAS, TdC, etc. ¿Cuál es mi consejo? Recordar el punto de partida. No importa si antes del PD estudiamos el Programa de los Años Intermedios (PAI) o cualquier otro programa educativo. Elegimos ser alumnos del IB y nos prometimos salir victoriosos de ello. Recordar esta promesa en un momento en el que tenemos que enfrentarnos a un volumen de trabajo que no habíamos imaginado ayuda a reavivar la llama para ponernos manos a la obra. Es lo que hemos hecho hasta ahora y debemos estar orgullosos de haber llegado a la recta final del PD. Reflexionar sobre el camino recorrido hasta el momento nos ayuda a recordar los logros conseguidos y a reforzar la confianza en nosotros mismos para seguir adelante.

Sin embargo, tampoco conviene confiarse en exceso. Los exámenes se acercan y es el momento de poner los pies sobre la tierra. Los colegios y coordinadores del IB de todo el mundo están lidiando con la orientación de los alumnos y la preparación de las entregas de los trabajos a los examinadores, que se encuentran repartidos por todo el mundo. Cuando la sobrecarga se hace insoportable, el coordinador y nuestros amigos deben ser nuestro principal punto de apoyo en los momentos de estrés. Tanto si estamos editando el borrador de la Monografía o haciendo un cambio de última hora en un trabajo de evaluación interna, tener a alguien que le eche un vistazo al trabajo reduce las posibilidades de pasar por alto un detalle importante.

Antes de empezar el PD, seguí un programa de estudios diferente. Eso me hizo darme cuenta de que en los programas del IB hay una mayor expectativa en lo que respecta a la autonomía en la toma de decisiones. Sin embargo, el encanto de esta autonomía desaparece cuando nos vemos solos ante el peligro. Por eso es importante recordar que no estamos solos. Me quedaría corta si dijera que compartir nuestras inquietudes con el coordinador del PD o nuestro profesor favorito hace más llevaderos los plazos. La diferencia es increíble. Al fin y al cabo, el aprendizaje en el IB tiene que ver tanto con las experiencias compartidas como con las individuales.

Pero hay un punto en el que puede ser demasiado tarde para recurrir a ello. Mañana es el examen final de Biología o el plazo para presentar el ensayo de Teoría del Conocimiento termina a medianoche. Cuando esto sucede, debemos recordar que todo lo que hemos aprendido hasta ahora ha servido para prepararnos para este momento. Uno de los aspectos más importantes del PD es el aprendizaje interdisciplinario, por lo que no debemos vacilar a la hora de aplicar el aprendizaje adquirido en una clase o asignatura en otra. Resulta sorprendente ver lo bien que podemos aplicar nuestros conocimientos.

Todavía recuerdo el momento revelador en que me di cuenta de la estrecha relación que había entre la literatura de mi monografía de Inglés y los conceptos filosóficos de TdC. Desde entonces, me ha resultado mucho más fácil investigar y redactar. Creo que la mente humana no funciona tan bien cuando está dividida en compartimentos, así que tenemos que hacer lo posible por aprovechar otros conceptos para que todo resulte más fácil. Y no hay momento mejor para hacerlo que durante los exámenes finales.

Por eso, cuando recordamos nuestra experiencia en el PD al cabo de un año (sí, es posible rememorar todos los momentos de ansiedad y estrés), lo que conservamos es una experiencia de aprendizaje para la vida. Es algo que nos prepara para el mundo real, donde no solo importa lo que conseguimos, sino cómo lo conseguimos. Siempre digo que los exámenes finales del IB nos hacen más fuertes. ¡Buena suerte!


La exalumna Maham Kamal Khanum obtuvo el diploma del IB en el International School de Karachi (Pakistán) en 2015. Actualmente está finalizando su primer año universitario en Washington D. C