Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Nueve consejos para ayudar a los alumnos con la “ansiedad por las matemáticas”

En este artículo, la revista IB World comparte algunos consejos de expertos y docentes del IB para ayudar a los alumnos a confiar en sus habilidades

Sudor en las manos, un nudo en el estómago y una intensa sensación de pánico: la ansiedad por las matemáticas es un problema psicológico real para muchos alumnos.

La ansiedad por las matemáticas es una sensación de tensión que interfiere en la manipulación de los números y la resolución de problemas matemáticos en situaciones académicas y cotidianas.

Si bien es obvio que la asignatura no presenta un peligro real, la ansiedad por las matemáticas desencadena una respuesta física en el cuerpo. Libera hormonas del estrés, como el cortisol, que son características de la reacción de lucha o huida. Otro estudio reveló que ante la proximidad de una prueba de matemáticas, se activa la “matriz del dolor” del cerebro, que solo responde a estímulos dolorosos.

No se sabe con certeza por qué las matemáticas producen tanto miedo, pero los investigadores señalan numerosos factores. La ansiedad por las matemáticas se puede transferir de docentes a alumnos y de padres a hijos, mientras que la presión de las pruebas con restricciones de tiempo y el riesgo de quedar en ridículo públicamente pueden producir pánico.

Sea cual fuere la razón, lo cierto es que la ansiedad por las matemáticas puede influir negativamente en el desempeño y la confianza en sí mismo de un alumno. El reconocimiento de que la ansiedad por las matemáticas constituye un problema real es el primer paso para mitigar las preocupaciones, seguido de los esfuerzos tendientes a dedicar tiempo adicional para ayudar a los alumnos y a impartir instrucciones claras y sencillas. Pero hay otros métodos que numerosos expertos y docentes del IB de todo el mundo están utilizando para hacer que las matemáticas resulten menos intimidantes y más divertidas para los alumnos.

  1. Gail Schwiersch

    Reflexionar

    “La reflexión es fundamental. Los alumnos que experimentan ansiedad por las matemáticas suelen tener la sensación de que no entienden nada cuando por lo general no es así. Animo a mis alumnos a escribir reflexiones breves sobre los conceptos que han aprendido y los debates y discusiones en que han participado, tal y como recomienda la investigadora Jo Boaler. La posibilidad de describir su comprensión conceptual los ayuda a darse cuenta de que entienden todo mejor de lo que pensaban”.

    – Gail Schwiersch, docente del Programa del Diploma (PD) y el Programa de los Años Intermedios (PAI) en Branksome Hall, Toronto (Canadá)

  2. Repasar las lecciones entre dos y cuatro veces

    “Las matemáticas son como la construcción de una pirámide lógica: si el nivel inferior se tambalea, todo lo que se construya encima puede venirse abajo. Pero con frecuencia, una asignatura que a primera vista parecía imposible comprender de repente empieza a cobrar sentido cuando se revisa una segunda vez. Las matemáticas son en cierto modo como los deportes o los instrumentos musicales. Dominarlas no es un proceso inmediato, sino que requiere práctica. Debe pensarse en que tenemos un músculo matemático en el cerebro que con la práctica se va fortaleciendo”.

    – Marcus du Sautoy, profesor de matemáticas y titular de la cátedra Charles Simonyi para la comprensión pública de la ciencia en la Universidad de Oxford (Reino Unido)

  3. Fomentar la creatividad

    “Les doy a mis alumnos un pliego grande de papel para que desarrollen sus ideas. Creo que utilizar un formato de papel más pequeño les limita mucho, debido a su caligrafía. Un papel de gran tamaño les permite resolver problemas matemáticos más fácilmente”.

    – Sarah Hay, maestra del Programa de la Escuela Primaria (PEP) en Al Sahwa Schools, Muscat (Omán)

  4. Poner a los alumnos a bailar

    “Cuando pasé del PEP al PAI, sabía que tendría que enseñar algunos conceptos matemáticos difíciles. Quién iba a decir que no solo algunos de mis alumnos iban a sentir nervios e inseguridad, sino que yo también. Para crear en todos nosotros una actitud positiva hacia las matemáticas, introduje ‘pausas diarias para bailar’ en las clases. Los alumnos ubicaban sus pupitres junto a la pared y yo ponía videos de música pop para que todos bailáramos. El ejercicio siempre nos ponía de buen humor, hacía que los alumnos se sintieran más cómodos con el trabajo en grupo y les permitía concentrarse mejor y estar más relajados una vez aliviada la tensión”.

    – Latife Baydas, coordinadora del PAI en el Lynn-Rose Heights Private School, Mississauga (Canadá)

  5. La mentalidad es fundamental

    “Dedico la mitad de mi tiempo a manejar el estado psicológico de mis alumnos de doctorado. Aventurarse en lo desconocido produce miedo. Tratan de resolver problemas cuya respuesta no conoce nadie. Es fundamental que cada cual crea en su capacidad de llegar a su destino. Problemas tienen los alumnos de todos los niveles. La idea es encontrar estrategias para superar esas barreras psicológicas”.

    – Marcus du Sautoy, profesor de matemáticas y titular de la cátedra Charles Simonyi para la comprensión pública de la ciencia en la Universidad de Oxford (Reino Unido)

  6. Ser proactivos

    “Soy proactiva a la hora de planificar clases que se adapten a los alumnos que experimentan ansiedad por las matemáticas. Según la investigación de Jo Boaler, la planificación de clases abiertas y colaborativas puede evitar que la ansiedad por las matemáticas aparezca desde el principio. También es importante compartir este tipo de recursos con otros profesores siempre que sea posible”.

    – Gail Schwiersch, docente del PD y el PAI en Branksome Hall, Toronto (Canadá)

  7. Detectar las señales

    “Es fundamental que los docentes sean capaces de detectar las señales de la ansiedad por las matemáticas en sus alumnos. Ejemplos de estas señales pueden ser la presentación de una prueba en blanco o la noción de que las respuestas incorrectas son ‘malas’. También conviene que los docentes insistan en la importancia del proceso (cálculo) matemático, además de las respuestas”.

    – Alfred Posamentier, Beverly Smith y Jay Stepelman, autores de Teaching Secondary Mathematics: Techniques and Enrichment Units

  8. Dar margen para cometer errores

    “Si los alumnos trabajan en parejas con pizarras, tienen la oportunidad de colaborar y corregir los errores que cometen sin que sus respuestas queden permanentemente escritas en sus libros. De esta manera, no quedan ‘pruebas’ visibles de sus errores”.

    – Sarah Hay, maestra del PEP en Al Sahwa Schools, Muscat (Omán)

  9. Promover una cultura abierta

“Brinde a los alumnos la oportunidad de compartir lo que les produce ansiedad por las matemáticas y con qué tienen problemas en particular”.

– Karen Karp y John Van de Walle, autores de Elementary and Middle School Mathematics: Teaching Developmentally

¿Cómo ayuda a los alumnos que experimentan ansiedad por las matemáticas? Envíe sus ideas a editor@ibo.org.

  • Greta Fuentes

    Buenas estrategias para ayudar a disminuir la ansiedad a la hora de trabajar con las capacidades relacionadas a las matemáticas. Otra estrategia sería trabajar con material concreto con los niños más pequeños para demostrarles que la matemática tiene aplicación en el mundo real y para que se sientan más cercanos a los conceptos abstractos.