Top Nav Breadcrumb - Spanish0

La educación como fuerza positiva

Una ONG dirigida por alumnos ayuda a comunidades vulnerables de todo el mundo a acceder a la educación

Todos los alumnos del Colegio del Mundo del IB Sotogrande International School (SIS) (España) ponen en práctica su aprendizaje a través de su propia ONG: “The Kindred Project”. La iniciativa tiene en marcha una serie de programas diferentes cuyo objetivo es contribuir al desarrollo sustentable de las comunidades más vulnerables de Ecuador, España, Marruecos y Uganda.

Como parte de “The Kindred Project”, los alumnos del SIS han construido colegios y centros de aprendizaje, y organizado eventos de recaudación de fondos de gran envergadura para ayudar a las comunidades. El proyecto colabora con colegios de todo el mundo y con organizaciones de comunidades que trabajan codo a codo con los colegios locales para mejorar el acceso a la educación y la calidad de esta.

“The Kindred Project” promueve la ciudadanía global y apuesta por los modelos de emprendimiento social.

“Todos los alumnos del SIS tienen la oportunidad de dirigir el proyecto, lo que los ayuda a convertirse en ciudadanos globales proactivos y responsables”, afirma la coordinadora del proyecto, Valentina Stirling.

Los alumnos pueden unirse a los clubes semanales de primaria y secundaria de “The Kindred Project” y formar parte del equipo de alumnos que dirige el proyecto. También pueden unirse al club de emprendimiento social y desarrollar ideas y empresas orientadas a mejorar el mundo.

El impacto en los alumnos y su consiguiente transformación han sido “espectaculares”, afirma Stirling.

Y añade: “Al incorporarse a “The Kindred Project”, los alumnos pueden participar en experiencias de aprendizaje e intercambio cultural muy valiosas, que influyen positivamente tanto en los propios alumnos como en nuestros colaboradores de la comunidad. Estas experiencias ayudan a tomar conciencia del mundo en el que vivimos, promueven el respeto entre diferentes modos de vida y permiten a los alumnos empezar a identificar soluciones sustentables de manera proactiva”.

“Las amistades que se han forjado entre los alumnos y nuestros colaboradores locales y globales a lo largo de los años son verdaderamente estimulantes y cambian la vida”, señala Stirling. “La posibilidad de derribar los estereotipos establecidos y las barreras por medio de todas las acciones que llevamos a cabo no tiene precio”.

“Resulta verdaderamente estimulante poder confirmar cada día que contamos con un modelo de ONG y colegio eficaz e importante para la vida que utiliza la voz de jóvenes de todo el mundo para promover la educación como una fuerza positiva”.

Este artículo forma parte de una serie de historias de la revista IB World, concebida para dar a conocer las extraordinarias iniciativas que están llevando a cabo alumnos y educadores del IB de todo el mundo. Siga estas historias en Twitter (@IBWorldmag, #IBcommunitystories). Si desea compartir experiencias e historias extraordinarias, escriba a editor@ibo.org