Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Una campaña para salvar la vida marina

Un grupo de alumnos se rebela contra el plástico e insta a su colegio a adoptar medidas para reciclarlo, reducir su uso y reutilizarlo…

Hay aproximadamente 120.000 trozos de plástico por cada kilómetro cuadrado del océano y, como consecuencia, 100.000 criaturas marinas mueren enredadas en plástico cada año, según las estadísticas. Con frecuencia, los animales marinos se comen por error los residuos plásticos de las playas, lo cual es perjudicial.

Tras asistir a una presentación de Plastic Free Seas, una organización sin fines de lucro cuyo objetivo es reducir la cantidad de plástico de nuestros océanos, un grupo de alumnos del Programa de la Escuela Primaria (PEP) del Kowloon Junior School de Hong Kong decidió tomar medidas inmediatas.

Se informaron sobre las cinco “R” (rechazar, reducir, reciclar, reparar y reutilizar) y crearon pósteres para exhortar a todo el mundo a usar bolsas de tela reutilizables para las compras, a descartar el uso de pajillas de plástico y a reciclar el plástico en lugar de desecharlo. Los pósteres se expusieron en el colegio y en el sitio web de Plastic Free Seas para que los vieran personas de todo el mundo.

Los alumnos también recolectaron en la cafetería envases de plástico para fruta usados, los decoraron y los vendieron como maceteros a sus compañeros. Utilizaron el dinero recaudado para asistir a una jornada de limpieza de playas organizada por Plastic Free Seas.

Los alumnos han aprendido diversas habilidades, según la maestra del PEP Jessica Austin: “La idea central de la unidad giraba en torno a las elecciones de las personas que pueden ser beneficiosas o perjudiciales para el planeta. Los alumnos han desarrollado habilidades de pensamiento y autogestión, así como una comprensión más profunda de lo que significa tomar una decisión fundamentada”.

“Tuvieron la oportunidad de formular preguntas que les sirvieron de orientación para sus propias indagaciones independientes y les permitieron investigar multitud de fuentes. Los alumnos emplearon técnicas de obtención de datos para representar, recopilar, ordenar, interpretar y analizar las mejores acciones para ayudar al planeta, y reunieron información específica para sustentar sus hallazgos”.

Colin, uno de los alumnos, afirma: “Tomar decisiones fundamentadas es lo más importante que he aprendido, porque siempre es necesario pensar e informarse. Al conocer tantas formas de salvar el planeta, podremos hacer cosas buenas”.

Su compañero de clase, Jason, añade: “Sé que necesitamos muchos materiales en nuestra vida, pero deberíamos rechazar la mayoría de ellos y quedarnos solamente con los que se puedan reutilizar”.

Los alumnos siguen actuando. Han fabricado sus propios contenedores de reciclaje para la clase, que vacían diariamente, y han creado más pósteres para recordar a los alumnos que apaguen las luces y cierren los grifos como medidas de preservación del medio ambiente.

Este artículo forma parte de una serie de historias de la revista IB World, concebida para dar a conocer las extraordinarias iniciativas que están llevando a cabo alumnos y educadores del IB de todo el mundo. Siga estas historias en Twitter (@IBWorldmag, #IBcommunitystories). Si desea compartir experiencias e historias extraordinarias, escriba a editor@ibo.org.