Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Cómo acabar con el hambre en el mundo comida a comida

El Proyecto Personal del PAI pone en contacto a restaurantes locales con bancos de alimentos para evitar el desperdicio de comida

“Un día se me acercó un hombre sin hogar con la intención de pedirme dinero para comprar comida. Le habría dado algo, pero no llevaba mi cartera”, cuenta el alumno del Programa de los Años Intermedios (PAI) Valentin Stelea.

Esa situación animó a Valentin, alumno del Atlanta International School (EE. UU.), a crear el proyecto “Food Flip”.

Food Flip es una organización sin fines de lucro que comenzó como un proyecto personal del PAI. Su objetivo es reducir el desperdicio de comida en el entorno local y procurar provisiones para las personas necesitadas. Los establecimientos pueden donar alimentos a través del sitio web o la aplicación para iOS de Food Flip que Valentin ha creado.

Los restaurantes, las panaderías, los colegios y los supermercados registran los alimentos o productos que están a punto de descartar. Una vez registrados, un banco de alimentos local o cualquier organización similar que recolecte, almacene y distribuya alimentos a personas necesitadas se encarga de pasar a retirarlos.

Según el banco de alimentos comunitario de Atlanta, aproximadamente una de cada siete personas de la zona se va a la cama con hambre. Valentin ha ayudado a dar de comer a 110 personas hasta la fecha.

Desde que completó su proyecto personal, Valentin ha tenido dificultades para animar a las empresas a trabajar con él. Pero eso no ha doblegado su deseo de acabar con el hambre en el mundo.

“Lo cierto es que estos obstáculos no bastaron para que abandonara algo que me encanta hacer. Creo que si encontramos algo que nos apasiona, debemos luchar por ello. No importa qué obstáculos o dificultades nos encontremos; no debemos perder el entusiasmo”.

Valentin espera dedicarse a tiempo completo a Food Flip cuando finalice sus estudios universitarios. Desea ampliar su iniciativa a otros estados y, en última instancia, llevarla a una escala global.

“Quiero que Food Flip se vea como algo más que una simple empresa y se convierta en una ideología y un estado mental. Cualquiera que tenga un sueño puede ejercer un impacto positivo en el mundo”.

“Mi objetivo final para Food Flip es conseguir que mi generación sea la que acabe con el hambre en el mundo para siempre. Espero que mi empresa sea el trampolín y la base de un mundo en el que no se desperdicien alimentos y ningún niño se vaya a la cama con hambre”.

Este artículo forma parte de una serie de historias de la revista IB World, concebida para dar a conocer las extraordinarias iniciativas que están llevando a cabo alumnos y educadores del IB de todo el mundo. Siga estas historias en Twitter (@IBWorldmag, #IBcommunitystories). Si desea compartir experiencias e historias extraordinarias, escriba a editor@ibo.org.