Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Una iniciativa de cadena de favores erradica el acoso escolar

Imagen cedida por Sara Miller, del Port Orchard Independent

Una serie de pósteres sobre el tema de la amabilidad promueve las acciones compasivas en el colegio

La película Cadena de favores, dirigida por Mimi Leder en 2000, cuenta la historia de Trevor McKinney, un niño de 11 años que, a raíz de una tarea de ciencias sociales del colegio, decide iniciar una serie de favores que termina llegando a todos los rincones del país.

Un colegio solicitante de Washington ha trasladado esta historia a la vida real.

La misión del Hidden Creek Elementary School de poner freno al acoso escolar y promover la compasión anima a los alumnos a “compartir” favores, en lugar de devolverlos. Eso significa que si alguien le hace un favor a una persona, esta deberá hacerle un favor a otra persona distinta. La iniciativa ha dado lugar a un movimiento de todo el colegio que ya ha llegado a más de 500 alumnos.

Imagen cedida por Sara Miller, del Port Orchard Independent

Los alumnos estaban indagando sobre una unidad del PEP relacionada con los movimientos sociales, y cuando empezó a circular por la clase una serie de notas de mal gusto, que causaron cierto malestar, decidieron iniciar su propio movimiento para poner fin a esa práctica.

Ahora, una serie de pósteres sobre el tema de la amabilidad que exhiben con orgullo de las paredes del colegio animan a los alumnos a compartir los favores que reciben. Los alumnos documentan su experiencia en una nota adhesiva, y reciben una tarjeta que sugiere un favor que pueden “compartir”.

La maestra del PEP Jessica Carithers explica: “Decidimos reunirnos una mañana para animar a los alumnos a que compartieran cómo se sentían con respecto a las notas de mal gusto que circulaban por las clases, y qué se podría hacer al respecto. Tras discutir posibles estrategias para que interviniera todo el colegio, los alumnos propusieron organizar una asamblea y crear pósteres sobre el tema de la amabilidad”.

La asamblea celebrada en el colegio sirvió para recalcar aún más la importancia de la amabilidad y la compasión.

La iniciativa ha sido muy eficaz. Carithers añade: “La asamblea y los pósteres han permitido a los alumnos darse cuenta de que la amabilidad es un gran aporte. Todos debemos compartir favores con los demás”.

Las notas negativas se han transformado en mensajes positivos, pues otra clase del PEP está planeando una campaña de “notas positivas en las taquillas” para motivar a los alumnos a trabajar con denuedo.

Este artículo forma parte de una serie de historias de la revista IB World, concebida para dar a conocer las extraordinarias iniciativas que están llevando a cabo alumnos y educadores del IB de todo el mundo. Siga estas historias en Twitter (@IBWorldmag, #IBcommunitystories). Si desea compartir experiencias e historias extraordinarias, escriba a editor@ibo.org.