Top Nav Breadcrumb - Spanish0

La ola verde llega a la costa del mar Negro

Ha sido una tarea titánica, pero un Colegio del Mundo del IB de Estambul está creando conciencia ambiental en su comunidad con resultados muy positivos

La conciencia ambiental es una de las grandes asignaturas pendientes de Turquía. Para abordar el problema, el British International School de Estambul creó un comité de asuntos ambientales hace cinco años en su por entonces nueva sede, cerca de la costa del mar Negro.

El comité, compuesto por docentes y alumnos del IB, padres y el director de la sede, comenzó con pequeñas iniciativas realizables. Desde entonces, ha transformado la comunidad escolar y está dando pasos de gigante para garantizar que la conciencia ambiental sea considerada un asunto prioritario.

Mediante el trabajo conjunto, el comité ha incorporado la educación ambiental en el currículo del colegio, donde se llevan a cabo iniciativas como la organización de un proyecto de reciclaje local, la plantación de árboles, la limpieza de playas locales, la creación de clubes ambientales para educar a alumnos y docentes sobre la huella de carbono, y la venta de botellas de agua reutilizables. El colegio también organiza asambleas con regularidad para crear conciencia.

El club de jardinería Green-Fingers, dirigido por alumnos y docentes, también ha sido todo un éxito. Gracias a la venta de pasteles y a las colectas del “día sin uniforme”, el club ha recaudado fondos para comprar herramientas, una manguera, semillas, cubetas y abono.

El profesor de Inglés Mark Muller afirma: “Cada alumno tiene la responsabilidad de cultivar sus propias hortalizas. A todos se les asigna el mismo espacio en un terreno que preparamos y mantenemos juntos. En invierno, cuando teníamos que permanecer en el aula durante nuestras sesiones programadas, investigamos prácticas de jardinería, construimos comederos para pájaros y nos informamos sobre la crisis climática”.

Al British International School de Estambul no le ha resultado nada fácil la tarea de crear conciencia. “A veces parece una batalla perdida en este mundo de hiperconsumo no sustentable”, señala Muller. “Mientras que los alumnos de primaria de nuestro colegio demuestran interés y buena disposición, los de secundaria, con algunas honrosas excepciones, no participan con tanto entusiasmo”.

“Sin embargo, inspirados por el ejemplo de valientes activistas de todo el mundo, hemos logrado crear conciencia ambiental en nuestra sede mediante un eslogan que nos invita a pensar de forma global y actuar en el plano local”.

Este artículo forma parte de una serie de historias de la revista IB World, concebida para dar a conocer las extraordinarias iniciativas que están llevando a cabo alumnos y educadores del IB de todo el mundo. Siga estas historias en Twitter (@IBWorldmag, #IBcommunitystories). Si desea compartir experiencias e historias extraordinarias, escriba a editor@ibo.org.