Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Exámenes del PD: época de mucho estudio, diversión y agradecimiento a los profesores

Hemos invitado a un grupo de graduados del Programa del Diploma a que reflexionen sobre cómo han sido sus vidas después de la etapa en el IB y den sus opiniones sobre los temas que prefieran. Haley Clasen es una de las autoras colaboradoras del grupo de exalumnos de este año.

Contribución de Haley Clasen

Haley Clasen obtuvo el diploma del IB en el Fishers High School, (EE. UU.).

Para los alumnos del Programa del Diploma, esta es una de las épocas más caóticas del año. Ya ha terminado la evaluación interna y los exámenes externos están a la vuelta de la esquina. Algunos alumnos realizarán seis exámenes en las próximas semanas, cada uno con diferentes partes que estudiar y tener claras en la mente. Yo pasé por eso el año pasado, y tengo recuerdos nítidos del estrés, el agobio y el miedo del momento. Pero hoy quiero transmitir palabras de ánimo.

En primer lugar, creo firmemente en los exámenes del IB. En la mayoría de los otros exámenes que he hecho, la intención era tomarnos por sorpresa con una pregunta difícil e inesperada. Era como si nos dijeran: “¡Ajá! Te he pillado. ¿A que no esperabas esto?”. Tenía la sensación de que había que saberlo todo, por si aparecía justo esa pregunta. Sin embargo, en los exámenes del IB existe un grado de flexibilidad razonable. A menudo se puede elegir qué preguntas se responden, lo que nos permite demostrar nuestros puntos fuertes. Los exámenes del IB nos exigen muchos conocimientos, y su dificultad no se pone en duda. Sin embargo, nos dan la oportunidad de demostrar lo que sabemos, en lugar de tratar de detectar nuestras carencias. A la hora de prepararse y realizar los exámenes, los alumnos deben recordar que tienen el control y que pueden dar forma a sus respuestas para demostrar sus puntos fuertes.

En segundo lugar, he de decir que disfruté con los exámenes y creo que otros alumnos del IB pueden entusiasmarse compartiendo lo que saben. En otros exámenes, terminaba exhausta y agotada después de verter en una hoja de papel toda la información que tenía en la cabeza. Sin embargo, los exámenes del IB me exigían que pensara de forma crítica y lo demostrara por escrito. Recuerdo cuando salí de mis tres exámenes de Historia de Europa (NS). Me sentía completamente viva y rejuvenecida después de responder a preguntas históricas analíticas y fascinantes. Llegar ahí exige mucha preparación, pero no hay que sentirse intimidado por los exámenes. Podemos verlos como una oportunidad para pensar de nuevas formas.

Profesores: sé que creen en nosotros y saben que podemos hacerlo bien. Gracias por animarnos a aprender, por preparar y leer tantos exámenes de práctica y por tener unas expectativas tan altas de nosotros.

Sé que la época de exámenes también es estresante para los profesores. He visto cómo se preocupan por nosotros cuando perdemos los nervios, y cómo nuestra ansiedad les afecta. Sé que creen en nosotros y saben que podemos hacerlo bien, y también sé lo grande que es su deseo de que lo demostremos. Gracias por animarnos a aprender, por preparar y leer tantos exámenes de práctica y por tener unas expectativas tan altas de nosotros. Gracias por darnos un respiro durante la época de exámenes, por recordarnos que descansemos y no estudiemos hasta desfallecer, y por anteponer el valor humano a las calificaciones. Gracias por apreciar nuestras ideas, por enseñarnos a compartirlas oralmente y por escrito, y por animarnos desde fuera. Ahora vuelve a ser su turno de sentarse y vernos marchar.

La época de exámenes ha llegado y acaparará las vidas de los alumnos durante las próximas semanas. Llegados a este punto, el trabajo ya está hecho. Les recomiendo que estudien mucho, pero no hasta el agotamiento. Que se tomen tiempo para descansar y divertirse de vez en cuando, tal vez con otros compañeros del IB que estén en la misma situación. Que se apoyen y escuchen los unos a los otros, y sean conscientes de que pueden disfrutar de este momento. Lo mejor está por venir, y estoy muy ilusionada y orgullosa de todos ellos.


La autora colaboradora, Haley Clasen, es una entusiasta del aprendizaje. Escribe sobre su percepción de la búsqueda del conocimiento y cómo esta puede influir positivamente en la sociedad global. Actualmente estudia en el Messiah College y obtuvo el diploma del IB en el Fishers High School (EE. UU.).