Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Nunca dejes de aprender y exigir espacio para el crecimiento personal

A veces se gana, y a veces se pierde (se aprende)

Tomar conciencia de las culturas, lenguas y experiencias internacionales es un aspecto fundamental de la educación del IB. Hemos pedido a varios graduados del Programa del Diploma que nos hablen del impacto de la lengua, las palabras y las acciones en sus vidas y estudios.


Contribución de Diana Ton

Creo firmemente en el poder de los viajes y el deseo de aprender cosas nuevas, y me considero una trotamundos por suerte y vocación. Desde pequeña, mi pasión por viajar ha ido creciendo y mi curiosidad ha estado impulsada por el deseo de aprender cosas nuevas. Durante mi etapa en el IB, tuve la ocasión de estudiar temas enmarcados en un contexto global, y gracias a la perspectiva internacional que promueve el IB entre los alumnos, desarrollé la capacidad de afrontar la vida con una mentalidad abierta: esta es una de las muchas razones por las que me encanta viajar.

La vida no es más que una sucesión de llegadas y salidas. Verdaderamente creo que el Programa del Diploma (PD) es un estupendo punto de partida para formar y orientar la perspectiva del ciudadano global de hoy en día. Participar en el PD y asistir a las distintas clases del programa fue sin duda un desafío. Por suerte, las habilidades que aprendí se han transferido a mi vida profesional y personal actual, y soy capaz de mantenerme al corriente de los avances y tendencias de hoy en día, a medida que crece la interconexión global. Descubrí que, si bien el PD es un programa de educación secundaria exigente, es también lo suficientemente flexible como para dar cabida a todo tipo de alumnos y ayuda a desarrollar una perspectiva más amplia. Disfruté muchísimo durante mi etapa en el IB.

Detrás de todo ser humano hay siempre una historia. Este es un principio que me resulta muy útil en el trabajo y en la vida para comunicarme con clientes, empleados y las demás personas que me rodean. A lo largo de mi vida, he tenido la suerte de poder viajar a muchos países, como Hong Kong, Vietnam, Japón, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Bélgica, Italia, Suiza, Austria, Luxemburgo, México, Jamaica, República Dominicana, Alemania y Países Bajos, entre muchos otros. Me gustaba (y me gusta) tanto viajar, que quise incorporar esa afición en mis estudios universitarios, así que me matriculé en un programa de estudios empresariales internacional con estancias en Europa occidental.

La posibilidad de acceder a diferentes culturas, tradiciones y lenguas y de experimentarlas de manera inmediata me ha ayudado mucho, gracias a la gran cantidad de conocimientos que se pueden adquirir.

Viajé con un grupo de alumnos de mi universidad, y puedo decir que la experiencia fue extremadamente valiosa, pues todos pasamos por el mismo proceso. Tuvimos la oportunidad de llevarnos los conocimientos aprendidos en nuestro lugar de origen a otro país, y de experimentarlos en un ámbito internacional con un rico mosaico cultural. Creo que mis compañeros del programa de estudios internacional serán contactos personales y profesionales que mantendré toda la vida. Las relaciones que establecemos hoy pueden convertirse en conocidos o amistades para siempre, pero es importante mantener el contacto.

Mi historia demuestra que no me gusta estar quieta y que aún me queda mucho camino por delante. Sin embargo, procuro atar cabos y mostrar abiertamente mis experiencias con la esperanza de conocer a otras personas que aspiren a ser mejores líderes día tras día. Mis padres se aseguraron de que mi hermano y yo tuviéramos la oportunidad de ver tanto mundo como fuera posible. Querían que viéramos las cosas desde una perspectiva diferente, que no diéramos nada por sentado y que fuéramos muy humildes.

Cuando emprendemos un nuevo viaje después de terminar la secundaria y el PD, debemos seguir aprendiendo y probando cosas nuevas. El mundo es una red global en la que todos los seres humanos están interconectados. Por eso es importante conocer las culturas, la gastronomía o las prácticas propias de todos los lugares del mundo. Es maravilloso presenciar y observar la manera en que las personas dirigen sus vidas. La posibilidad de acceder a diferentes culturas, tradiciones y lenguas y de experimentarlas de manera inmediata me ha ayudado mucho, gracias a la gran cantidad de conocimientos que se pueden adquirir. Estoy convencida de que estos conocimientos nos ayudan a desarrollar la empatía y a comprender otros puntos de vista. Hemos de recordar que las posibilidades de alcanzar una meta son infinitas, y que la meta es diferente para cada persona.

Debemos conservar el deseo de aprender cosas nuevas, ser perseverantes y tenaces para no rendirnos, y esperar solo lo mejor de nosotros mismos, todo ello sin perder el entusiasmo. El entusiasmo es contagioso y siempre gana. Si otras personas ven que nos estamos esforzando al máximo, serán indulgentes con nosotros, incluso si en ocasiones no estamos a la altura de lo esperado. Independientemente de lo que estudiemos en la universidad o la carrera profesional que elijamos, hemos de recordar que el aprendizaje es un viaje que dura toda la vida y nunca termina. Siempre debemos intentar comprender por qué las personas hacen lo que hacen. Debemos buscar siempre la manera de mejorar porque, al hacerlo, aprenderemos mucho sobre nosotros, nuestros puntos fuertes y los valores con los que nos identificamos. En cada alternativa que elijamos podremos sacar partido de nuestra personalidad de modo que demos lo mejor de nosotros mismos para ayudar a la sociedad.

Creo que mi mejor consejo es salir ahí fuera. Somos ciudadanos del mundo. Debemos disfrutar de todas las experiencias y vivir la vida al máximo.


Diana completó sus cursos del Programa del Diploma del IB en el Victoria School of Performing and Visual Arts (Canadá) en 2012 y obtuvo un grado en comercio en la Universidad MacEwan en 2016.

En 2017, espera comenzar un máster en administración de empresas centrado en el desarrollo económico. Le encanta viajar para conocer y comprender mejor cómo las personas lideran su vida en las distintas culturas.

 

Obtenga más información sobre la red de exalumnos del IB en ibo.org/es/alumni.