Top Nav Breadcrumb - Spanish0

“TdC y mi profesor me enseñaron a cuestionar siempre todo”


Compartimos con orgullo las historias de nuestros exalumnos en el año de nuestro 50.o aniversario


La exalumna del IB Kristen Leer nos cuenta cómo el curso de TdC le ayudó a adoptar una actitud de aprendizaje durante toda su vida y le sirvió de inspiración para sus perspectivas futuras

“A veces, Teoría del Conocimiento (TdC) toma algo como una simple caja y enseña a los alumnos del Programa del Diploma (PD) a abrirla, dividirla en partes, reconstruirla, analizarla y mirarla desde distintos ángulos para averiguar todo sobre ella, al margen de su apariencia”, explica Kristen Leer, quien cursó el DP en el Ronald Wilson Reagan International Baccalaureate College Preparatory High School en Wisconsin (EE. UU.).

“TdC y mi profesor me enseñaron a cuestionar siempre todo, cosa que aún me cuesta trabajo. Al cuestionar y analizar todo lo que uno hace, aumentan sus conocimientos, lo cual puede ser de ayuda a lo largo de la vida. Además, puede ayudar a descubrirse a uno mismo un poco más”.

¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?

TdC proporciona a los alumnos del PD la oportunidad de reflexionar sobre la naturaleza del conocimiento y cómo conocemos lo que afirmamos saber. Este pensamiento crítico es lo que hace único al PD, nos dice Kristen.

“Nos ayuda a aplicar el pensamiento a cuestiones que tal vez no se nos hubieran ocurrido, o que nos pueden hacer sentir incómodos. No obstante, al hablar sobre esas cuestiones incómodas aprendemos a discutir y a debatir, y también aprendemos de otros, que son habilidades muy necesarias. El hecho de discutir ideas diferentes nos puede ayudar a comprender mejor y a tener una mentalidad más abierta”.

Por ejemplo, Kristen siempre recordará una clase en la que los alumnos vieron un documental sobre el efecto de la música en las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer. Se pidió a los alumnos que tomaran notas de cualquier cosa que les sorprendiera. Después de ver el documental, discutieron los problemas y desafíos que plantearon las distintas partes e intentaron comprender los puntos de vista de todas las personas implicadas.

“Está claro que la música puede ayudar a las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer y, al principio, no comprendíamos por qué no se aplicaban cambios en los cuidados. Sin embargo, al ponernos en la situación de los pacientes, de los familiares y de los médicos pudimos adquirir una mentalidad más abierta y cuestionarlo todo. También respondimos qué haríamos en situaciones como esas y cómo se puede ejercer un efecto positivo”, explica Kristen.

Aprendizaje durante toda la vida

Al más puro estilo del IB, Kristen es audaz, y fue la naturaleza rigurosa del PD lo que la impulsó a estudiar dicho programa. “Consideré que si al menos podía tratar de cumplir con los requisitos y expectativas del programa, estaría mejor preparada para afrontar cualquier otro desafío que se me presentase en el futuro cercano”.

Después de terminar sus estudios de educación secundaria, Kristen se matriculó en la universidad, donde aspira a graduarse con honores en 2018 en psicología y estudios clásicos. Posteriormente, espera cursar un doctorado en psicología.

“Para alcanzar este objetivo, participo en el ABCD BrainLab en la universidad, trabajo como técnica conductual para niños con autismo y me acaban de dar el visto bueno para realizar mi tesina de fin de grado, en la que investigaré la evolución de la esquizofrenia en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Además, presentaré mi investigación en un par de conferencias durante los primeros meses del próximo año”.

El PD dio a Kristen la confianza de que puede lograr lo que quiera siempre que se esfuerce, sea determinada y, lo que es más importante, tenga pasión.

“Me apasionaba ampliar mi educación y acceder a una visión amplia del mundo. El PD me ayudó a reforzar esta pasión”.

Kristen se propone dejar una gran impronta en el mundo dentro de un plazo de 10 años.

“Viajaré a conferencias nacionales e internacionales para hablar sobre la importancia de la salud mental, especialmente en países del tercer mundo”, afirma. “Quiero haber publicado al menos una novela y continuar con mi investigación académica, que se publicará en revistas académicas. Quiero ayudar a aquellos que carecen de la ayuda que merecen”.


¿Conoce alguna historia de algún exalumno que sirva de inspiración? Envíenosla e intentaremos compartirla como parte de las celebraciones de nuestro 50.° aniversario, en las que homenajearemos a la comunidad del IB de todo el mundo.