Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Celebramos el trabajo de la Red de educadores del IB


Compartimos con orgullo las historias de nuestros educadores en el año de nuestro 50.o aniversario


Con motivo de su 50.o aniversario, el IB desea destacar el trabajo de la Red de educadores del IB (IBEN) en el área del desarrollo profesional en toda la organización.

“No se puede subestimar la importancia de la transferencia de conocimientos”, señala Matthew Thomas, miembro de IBEN. “En la comunidad del IB, son los educadores quienes de verdad conocen el esfuerzo que requiere enseñar e implementar los programas”.

Matthew Thomas, miembro de IBEN y vicedecano de educación internacional en el Ritsumeikan Uji Junior and Senior High School de Uji (Japón)

Thomas, vicedecano de educación internacional en el Ritsumeikan Uji Junior and Senior High School de Uji, en la prefectura de Kyoto (Japón), destaca la importancia de la Red de educadores del IB (IBEN) para la comunidad del IB en su conjunto.

Este grupo de profesionales del IB de todo el mundo tiene la labor de orientar a los colegios durante su trayectoria en el IB y de ofrecer apoyo y desarrollo profesional a otros educadores. Además de realizar actividades de desarrollo profesional, los miembros de IBEN llevan a cabo visitas a los colegios para observar y elaborar informes sobre los colegios solicitantes y sobre la implementación de los programas, las normas y las aplicaciones concretas del IB en los colegios autorizados. También ejercen de asesores y consultores para los nuevos colegios que desean obtener la autorización para ofrecer los programas.

En esta entrevista, Thomas explica a la editora de la revista IB World Sophie-Marie Odum las excelentes oportunidades de aprendizaje que ofrece IBEN a los miembros y los educadores con los que trabaja.

Sophie-Marie Odum (SMO): ¿Cuál es su función en IBEN?

Matthew Thomas (MT): Soy miembro de la delegación encargada de las visitas a los colegios e imparto talleres de desarrollo profesional. Sin embargo, he realizado más visitas durante los últimos cinco años porque esa fue la función inicial que me asignaron cuando me incorporé a IBEN. Luego empecé a ejercer de asesor.

Más tarde, comencé a impartir talleres y a proporcionar capacitación. También me he encargado de leer informes. Cuando un miembro de la delegación visitante redacta un informe para el IB, IBEN efectúa un control de calidad para garantizar que el informe es legible, se ajusta a las normas del IB y evalúa los parámetros correctos en un colegio.

El IB se sirve de un asesor de IBEN como primer punto de contacto y enlace personalizado durante el proceso de autorización o la etapa como colegio solicitante de los colegios que aspiran a ofrecer los programas del IB. Los asesores visitan los colegios en calidad de representantes del IB.

En mi opinión, IBEN es lo que marca la diferencia en el IB. Además, buena parte de la lealtad que los docentes demuestran al IB puede atribuirse a la labor que desempeña IBEN.

SMO: ¿Qué se debe hacer para ser miembro de IBEN?

MT: Es un proceso bastante competitivo. Los candidatos han de enviar su CV y un video, que se someten a varias rondas de revisión (la capacitación es bastante rigurosa). El IB siempre está buscando nuevos talentos, sobre todo en áreas diferentes, o personas con alguna especialización (por ejemplo, con destrezas lingüísticas).

Hace algunos años, un miembro del personal de la oficina del IB me preguntó si estaría interesado en solicitar un puesto en IBEN. En Asia siempre se necesita personal. Más concretamente, se buscan personas que hablen una segunda lengua asiática.

SMO: ¿Cómo se asegura de que sus talleres de capacitación sean interesantes?

MT: Hago que los participantes se levanten y los animo a contribuir sin presionarlos demasiado. Como responsable de taller, soy el que controla el tema y dispongo de toda la información pertinente, pero no acaparo la conversación. Procuro hacer que los educadores tengan la confianza suficiente para exponer y compartir sus experiencias.

Si imparto un taller de tres días, programo los dos primeros y dejo el tercero más en el aire para adaptarme a las necesidades del grupo. Intento averiguar a través de los participantes lo que de verdad necesitan aprender en el taller. Esto lo añado a los temas que, se supone, he de tratar durante la capacitación.

SMO: ¿Cómo compagina las funciones de educador del IB y asesor de IBEN?

MT: Mi colegio es fantástico. Me ofrece mucha flexibilidad, pero obviamente he tenido que elegir las funciones que más me interesan. Últimamente he tenido la suerte de poder capacitar a nuevos miembros de IBEN. En consecuencia, se ha reducido mi número de visitas a colegios.

Los colegios son fascinantes. Aunque se rijan por los mismos criterios o normas, siguen siendo entidades muy variadas y diversas. Me encanta visitarlos y siempre aprendo algo.

SMO: ¿Qué le ha reportado su trabajo en IBEN durante todo este tiempo?

MT: He comprendido que se pueden hacer las cosas bien de muchas maneras diferentes e interesantes. Eso es algo de lo que siempre disfruto. En el colegio tengo compañeros estupendos a los que veo cada día, pero también me gusta formar parte de una red profesional más amplia. Eso me ayuda a estar al día y saber qué hace la gente y cuáles son las diferentes tendencias.

Me gusta mucho conocer los desafíos que se afrontan en diferentes países. A menudo, la educación se entrecruza con la política. Aquí, en Asia, los marcos políticos que rigen el funcionamiento de los colegios pueden ser muy complejos. En los diferentes niveles de la sociedad se observan distintas actitudes con respecto a la educación internacional.

Aprendo mucho al ver cómo los educadores forman parte de un mundo político y social más amplio, y cómo los colegios afrontan esas situaciones. Creo que eso también me ayuda a mejorar en mi trabajo. Es muy interesante ser capaz de evaluar los pros y los contras cuando hay que tomar decisiones difíciles y no necesariamente hay una única respuesta correcta.

SMO: ¿Por qué es tan importante el desarrollo profesional?

MT: En el IB promovemos el aprendizaje durante toda la vida entre nuestros alumnos. “Desarrollo profesional” es un término de moda que se oye en todas partes, pero creo que no existe ningún otro que describa de la misma manera la idea de esforzarse por adoptar una actitud de aprendizaje durante toda la vida y no quedarse estancado.

Muchas profesiones están cambiando rápidamente, pero los docentes todavía pueden seguir haciendo lo mismo año tras año, si así lo desean. En cambio, las ciencias, la tecnología y los medios de comunicación con los que trabajamos están evolucionado, como lo está haciendo la forma en que los alumnos piensan, procesan y sintetizan la información.

El desarrollo profesional es fundamental para mantenernos al día, mejorar nuestras prácticas y reflexionar sobre ellas. Creo que todo el mundo debería participar en este tipo de actividades cada año.


¿Le interesaría unirse al excepcional grupo de personas que forman la Red de educadores del IB (IBEN)? Obtenga más información.

Descubra los maravillosos mensajes que los alumnos y docentes de la comunidad mundial del IB están publicando como parte de la campaña #weareIB para agradecer a los profesores que les han servido de inspiración. ¿A quién le enviaría un mensaje de agradecimiento?