Top Nav Breadcrumb - Spanish0

La mente del millón de dólares


Compartimos con orgullo las historias de nuestros alumnos en el año de nuestro 50.o aniversario


Conozca a la alumna del IB procedente de una humilde familia mexicana que recibió ofertas valoradas en más de un millón de dólares en becas universitarias

“Siempre he querido ir a la universidad. Pero me preocupaba el precio, porque la universidad es muy cara”.

Darlene Díaz ya no tiene que preocuparse. Esta alumna del IB de 17 años de Chicago recibió ofertas por valor de más de un millón de dólares en becas universitarias.

Solicitó el ingreso a 19 universidades estadounidenses en total y fue admitida en más de la mitad. Finalmente, se decidió por el Davidson College de Davidson, Carolina del Norte, donde estudiará bioquímica como preparación para medicina.

Darlene es una alumna sobresaliente que actualmente estudia el Programa del Diploma (PD) en el John F. Kennedy High School de Chicago, Illinois. Siendo hija de una familia de inmigrantes mexicanos que no tuvieron la oportunidad de terminar el colegio (su padre es conductor de montacargas y su madre trabaja en una empresa de conserjes), temía no contar con la financiación suficiente para estudiar en la universidad.

“A mi padre le preocupaba que tuviera que renunciar a la universidad y terminara en un trabajo mal remunerado cuando ellos querían algo más para mí”, contó Darlene al Chicago Sun Times.

Pero estaba decidida a no abandonar su sueño. Aconsejada por sus asesores escolares sobre cómo solicitar becas universitarias, dedicó gran parte de su penúltimo año de secundaria a completar formularios de solicitud. “La verdad es que era un trabajo a tiempo parcial”, declaró al canal NBC Chicago. “Tenía que organizarme muy bien, y anoté todos los plazos”.

Pero el esfuerzo mereció la pena. Entre las diez universidades que la admitieron, le ofrecieron docenas de becas valoradas en 1.096.000 dólares en total.

“Es increíble tener una alumna con una mente de más de un millón de dólares”, señaló el director de su colegio, George Szkapiak, en una entrevista para el programa The Jam de Chicago TV. “No solo es un honor para nuestra comunidad escolar y los profesores de esta extraordinaria alumna, sino también una demostración para sus padres”.

El coordinador del IB del colegio de Darlene elogió todo el esfuerzo invertido al solicitar su admisión en las diferentes universidades. Dijo que era un ejemplo de cómo los alumnos del IB se pueden dedicar a prepararse para su siguiente etapa educativa.

“Ellos se ven como miembros de una comunidad de aprendizaje, y son capaces de continuar con esa percepción en la universidad y las etapas posteriores de su vida”, declaró a The Jam. “Se ven como miembros de una comunidad mucho más extensa”.

Darlene emprendió sus estudios del PD en el John F. Kennedy High School con mucha energía. Durante su último año, se unió al club de teatro del colegio y fue miembro de la National Honor Society. En marzo de este año trabajó en el comité organizador del Foro contra la violencia armada (Gun Violence Forum), al que se invitó a políticos locales y estatales para que hablaran públicamente sobre las razones del problema y sus posibles soluciones.

También participó en programas cívicos extraescolares, como el Illinois Tech Global Leaders Program, el Chicago Scholars y el Future Leaders of Chicago.

“Conozco a Darlene desde el mismo día en que puso un pie en el Kennedy”, dijo su director al Chicago Sun Times. “Se ha convertido en la alumna más amable, entusiasta y extraordinariamente talentosa que nuestro colegio podría haber imaginado formar. Como padre de tres hijas, espero que lleguen a ser como Darlene”.

La propia Darlene está orgullosa del ejemplo que está dando. “Mi camino a la universidad será un buen ejemplo para mis hermanos”, declaró a NBC Chicago. “Y el resto de mi familia verá que su decisión de venir a Estados Unidos no fue en vano. Esto está pasando de verdad. Es un sueño hecho realidad”.

Darlene quiere dar un consejo a los alumnos de familias humildes que deseen solicitar becas universitarias.

“A pesar de mis intentos, hubo muchos rechazos a lo largo del proceso. Y tuve que afrontarlos. Pero no tenía miedo. Nadie debería tenerlo”.

“Aunque haya centros educativos que no esperen incluir en su lista de solicitudes, los alumnos deben informarse mejor sobre ellos. Tal vez estos centros se enamoren de alumnos como ellos y ellos se enamoren de centros como esos”.