Top Nav Breadcrumb - Spanish0

El ritmo adecuado: una mezcla de música y ciencias

Hemos entrevistado al exalumno Henry Kantrow para que nos cuente cómo obtuvo el diploma del IB sin dejar de lado su compromiso con la música. Actualmente cursa estudios de grado en ingeniería química en la Universidad Estatal de Luisiana.

El Laboratory School de la Universidad Estatal de Luisiana (ULS) es uno de los Colegios del Mundo del IB más antiguos del estado. Está ubicado en el campus de la Universidad Estatal de Luisiana, en Baton Rouge, por lo que ambas instituciones mantienen una relación muy estrecha. Henry Kantrow empezó a estudiar el Programa del Diploma (PD) después de que uno de sus profesores dijera en clase que todos deberían probarlo, pues les iba a encantar. Al mirar en retrospectiva los comienzos de su experiencia en el PD, hoy recuerda que fue una decisión que nunca olvidará.

“El IB supuso mucho sacrificio, pero mereció la pena”, nos cuenta Henry, y menciona que al compaginar el equipo de fútbol y su papel de tambor mayor en la banda del colegio con los cursos del PD, pudo poner en práctica muchos de los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB. “Tenía mucho trabajo de gestión: dirigir los ensayos de la sección de percusión y, después, tocar la misma pieza con toda la banda”. Estas dos actividades lo ayudaron a desarrollar un sentido de liderazgo.

En la Universidad Estatal de Luisiana, Henry estudia ingeniería química, que poco tiene que ver con sus intereses musicales. En las especializaciones de ciencias de la universidad, es obligatorio realizar actividades prácticas y de laboratorio. Sin embargo, no todos los alumnos llegan al campus con esta experiencia.

Kantrow 600

Henry Kantrow se graduó en el PD en el Laboratory School (ULS) de la Universidad Estatal de Luisiana.

Gracias a un proyecto que realizó en Física del PD, Henry ya había tenido la oportunidad de vincular su pasión por la percusión con su investigación. Animar a los alumnos a compaginar las exigencias académicas con sus intereses y motivaciones extraescolares forma parte del enfoque interdisciplinario del PD.

“Mi placa de Chladni fue un magnífico punto de partida para hacer un trabajo práctico y luego escribir sobre él”.

Para la evaluación interna de Física, Henry trabajó con una placa Chladni, un disco de aluminio diseñado para visualizar el efecto de las vibraciones. “Mi placa de Chladni fue un magnífico punto de partida para hacer un trabajo práctico y luego escribir sobre él”. La placa se coloca sobre un altavoz y se cubre con pequeñas partículas, como arena. En su trabajo exploró los efectos de sonido y los “patrones nodales que se crean al resonar a diferentes frecuencias” con un altavoz de graves conectado.

Otra clase que nunca olvidará fue la de interpretación en grupo de Música del PD. “Siendo percusionista, la elección de Música del PD me resultó algo extraña”, comenta Henry. “Pero me ayudó a apreciar de verdad la música clásica”. Al llegar a la universidad, no dejó de lado su compromiso con la música, pero ha sustituido el tambor por los platillos. Admite que “pasar de una banda de 50 alumnos a una de 350 fue una experiencia abrumadora”, pero logró adaptarse y disfrutar con ello.

Ya sea en la universidad o en el primer año del PD, no siempre es fácil compaginar los intereses personales con los estudios académicos. El currículo flexible del PD facilita esa tarea y permite a los alumnos transferir a la universidad y su vida extraacadémica las habilidades de gestión del tiempo, expresión escrita, comunicación e investigación adquiridas en los dos años del programa.

Para conocer mejor a los graduados del Programa del Diploma (PD), lea estas historias de los programas del IB. Escriba a alumni.relations@ibo.org para contarnos su historia en el IB.