Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Un grupo de alumnos crea su propio club de voluntarios

Un grupo de alumnos del PD de Astaná ha creado una red para que los jóvenes ayuden a su comunidad

Cinco alumnos emprendedores del Programa del Diploma (PD) del Nazarbayev Intellectual School de Astaná (Kazajistán) han creado el club de voluntarios Adal para jóvenes de 13 a 20 años. “Adal” es la palabra que se emplea en kazajo para describir a una persona honesta, responsable y de mentalidad abierta.

El club goza de una gran popularidad. Comenzó a funcionar en mayo de 2018 con 15 alumnos, y ahora cuenta con una base de datos de 715 voluntarios que colaboran en proyectos benéficos y otros eventos de la ciudad.

“Queríamos poner en marcha un club que ayudara a otras personas y participara en eventos benéficos. También queríamos crear una red funcional para que los jóvenes pudieran comunicarse entre sí y colaborar para lograr diferentes objetivos con éxito”, cuenta Sanzhar Bazilzhanov, presidente del club de voluntarios Adal. El club, que se ha convertido en parte del proyecto de Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) de sus fundadores, ofrece oportunidades para que otros alumnos también realicen actividades de CAS.

“Nuestros voluntarios adquieren muchísima experiencia. Nuestro último proyecto benéfico consistió en una colaboración con la organización NIET para ayudar a niños de familias pobres. Nos encargamos de clasificar los paquetes que llegaban de Almaty y enviarlos a las familias necesitadas. Este tipo de proyectos son la base de nuestro club”, señala Sanzhar.

Los miembros también tienen la oportunidad de colaborar en eventos deportivos, comerciales y educativos populares, como el IronMan 70.3, el Modelo de las Naciones Unidas de Asia Central de 2018, el foro empresarial de Astaná-Bastau y la maratón de Astaná. En esta última, los voluntarios daban botellas de agua y comida a los corredores.

El rápido crecimiento del club se debe a que los alumnos decidieron trabajar con otros colegios para abrir delegaciones. “Cada delegación está dirigida por los alumnos del colegio donde se encuentra, y es independiente”, explica Sanzhar.

Los cinco fundadores, Sanzhar, Sultan Syrdybayev, Daniyar Adine, Yerassyl Mabiyev y Tamila Erkanatova, han aprendido mucho desde la puesta en marcha del club. “Como parte de nuestra rutina de planificación diaria, hemos aprendido a identificar nuestros puntos fuertes y débiles. Durante nuestras actividades de voluntariado, hemos descubierto cómo podemos gestionar a la gente de la manera más eficaz y generar empatía, una cualidad que consideramos fundamental para este tipo de actividades”, señala Sanzhar.

Los fundadores afirman que al integrar el club en su proyecto de CAS, han desarrollado todos los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB :

Buenos comunicadores

“Nos comunicamos con organizadores, directores de colegios y voluntarios”.

Reflexivos

“Redactamos un pequeño informe después de cada proyecto y reflexionamos sobre los errores que cometemos”.

Solidarios

“Nos responsabilizamos de todos los voluntarios de nuestro club y estamos pendientes de ellos en los eventos que organizamos”.

Audaces

“Hace falta audacia para definir objetivos ambiciosos y soñar a lo grande”.

Equilibrados

“Servimos de puente entre voluntarios y organizadores, y resolvemos los problemas que puedan surgir en esas relaciones”. 

Pensadores

“Al predecir los resultados de todas nuestras decisiones, tratamos de minimizar las limitaciones y crear nuevas maneras de resolver los problemas que afrontamos habitualmente en nuestras actividades”. 

Indagadores

“Cambiamos continuamente nuestra estructura interna e implementamos nuevas ideas para mejorar nuestro club”. 

Informados e instruidos

“Recabamos experiencia y la compartimos con otras personas por medio de conferencias y charlas gratuitas para crear conciencia de lo que significa el voluntariado”. 

De mentalidad abierta

“Expandimos el club y damos a todos los miembros la oportunidad de participar y utilizar los recursos ofrecidos en una estructura cooperativa”.

Para obtener más información, visite la página de Facebook y el perfil de Instagram del club de voluntarios Adal