Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Un alumno se convierte en empresario para financiar su sueño aéreo

El alumno del PD de 15 años Trevor Simoneau con sus padres

El aspirante a piloto Trevor Simoneau planea un futuro de altos vuelos a través de su propia empresa

“Soy un apasionado de la aviación desde que tenía 10 años”, afirma el alumno Trevor Simoneau, que compagina sus estudios académicos con la dirección de su propia empresa de impresión digital, Chart it All, con la que espera financiar su carrera de altos vuelos (en inglés).

Pese a tener solo 15 años, Trevor ya está cursando el Programa del Diploma (PD) en el DeLand High School de Florida (EE. UU.). Su objetivo es completar su capacitación como piloto para estudiar más adelante en la célebre Universidad Aeronáutica Embry-Riddle.

“En Estados Unidos, la capacitación básica como piloto cuesta aproximadamente USD12.000. Si hablamos de la avanzada, puede llegar a los USD60.000. Las tasas de matrícula de la Embry-Riddle son de USD35.000 al año, sin contar los gastos de alojamiento, alimentación y libros. Sabía que tenía que encontrar una forma de financiar mis estudios”, explica.

Gracias al buen ojo de su madre, esos planes empezaron a despegar hace cuatro años. Trevor recuerda: “Estaba planificando un vuelo en mi simulador con una carta de navegación aeronáutica, que es un mapa que utiliza el piloto donde aparece información importante como las frecuencias de control del tráfico aéreo, las restricciones aéreas temporales, las rutas de vuelo, etc. Mi madre se acercó y observó el interesante diseño de la carta de navegación. Se trata de un gráfico muy particular: un diseño geográfico con iconos, vectores y colores vivos. Imprimí una copia y, con un rotulador, mi madre hizo un dibujo de una camiseta sobre ella. Así nació Chart it All”.

Por medio de un proceso de impresión digital denominado “sublimación”, Chart it All ofrece artículos exclusivos, como camisetas o bandejas de cocina, decorados con imágenes de las cartas de navegación aeronáuticas favoritas de los clientes. El proceso produce impresiones permanentes “vibrantes y ultrasuaves que jamás se agrietan, despegan o descascaran”, señala Trevor.

“A medida que la empresa crece, también lo hace la demanda de productos. Estoy aprendiendo mucho sobre marketing y gestión de redes sociales, así como habilidades de comunicación y liderazgo muy valiosas. Compaginar eficazmente el trabajo de clase del IB, Chart it All, la capacitación de piloto y otras actividades extracurriculares es todo un desafío, pero he aprendido a delegar y gestionar mi tiempo de manera inteligente”, afirma.

“Mis estudios del PD me han ayudado a reforzar mis habilidades de gestión del tiempo y a mantener mi ética de trabajo”, señala Trevor. “No es nada fácil gestionar mis obligaciones escolares y Chart it All”. Y añade: “Pero el colegio siempre es lo primero”.

“Al salir del colegio, suelo dedicar entre una y dos horas a hacer trabajos y estudiar. Después, me paso el resto de la tarde respondiendo mensajes de correo electrónico de clientes, actualizando el sitio web y las plataformas de redes sociales, y planificando la presentación de Chart it All en eventos relacionados con la aviación. Algunas noches participo en entrevistas telefónicas, y otras, trabajo en la producción de tazas y calcetines con la impresora de sublimación”.

Por supuesto, contar con una buena “tripulación” es imprescindible tanto para los empresarios como para los pilotos. Los padres de Trevor, Steve y Eileen, han invertido incontables horas en lograr que Chart it All sea todo un éxito. Por eso, Trevor no duda en afirmar: “Son el viento bajo mis alas”.


Este artículo forma parte de una serie de historias concebida para dar a conocer las extraordinarias iniciativas que están llevando a cabo alumnos y educadores del IB de todo el mundo. Siga estas historias en Twitter: @IBorganization#IBcommunitystories. Si desea compartir experiencias e historias extraordinarias, escriba a [email protected].