Escuchar para promover el aprendizaje: la agencia en la primera infancia

Niamh Price, maestra de jardín de infancia del Suzhou Singapore International School (China)

Este artículo se basa en un ejemplo de escucha activa para promover el aprendizaje en un aula de jardín de infancia, y en cómo la acción de los docentes de tomar en cuenta las opiniones de los alumnos ayudó a orientar el rumbo de nuestra indagación sobre el tema transdisciplinario “Cómo nos expresamos”.

En nuestro colegio de Suzhou (China), los alumnos de jardín de infancia se destacan notablemente como protagonistas en su búsqueda de la comprensión y como expertos en sus juegos. Mi colega Anna y yo practicamos la enseñanza conjunta y entendemos que, a menudo, nuestro trabajo consiste en escuchar a los alumnos y tomar indicios de lo que oímos.

Cuando comenzamos nuestra indagación sobre la idea central: “La imaginación amplía nuestra capacidad de pensar, crear y expresarnos”, Anna y yo estábamos supervisando los juegos matutinos al aire libre y hablando sobre cómo empezar. ¿Qué estímulos podríamos plantear? ¿Qué historias podríamos compartir? Mientras transcurría nuestra charla, algo muy extraordinario estaba ocurriendo a menos de un metro y medio de distancia. Uno de nuestros alumnos se había agachado muy concentrado y los demás se le habían ido sumando, uno tras otro, hasta que se formó un pequeño grupo y el murmullo de su entusiasmo nos invadió. Cuando me acerqué, uno de los alumnos exclamó: “¡Mira! ¡Mira lo que encontramos! ¡Es la manta de un hada!”. La “manta” era el envoltorio dorado de un dulce que un alumno de cuatro años sostenía con cuidado en sus manos. Mientras yo examinaba ese tesoro, los alumnos empezaron a añadir elementos a la trama de la historia. “¡Debe haber una casa de hadas cerca de aquí! ¿Dónde estará?”, dijo una alumna. “¡Espero que el hada no tenga frío sin su manta!”, exclamó otro. Una lluvia de vocecitas se desató frente a nosotras, rebosantes de entusiasmo y dispuestas a descubrir la magia.

Estos son los primeros niños que encontraron la manta del hada. Luego se les sumaron muchos niños más.

En el documento El alumno en la versión mejorada del PEP, se establece que: “La agencia se manifiesta cuando los alumnos colaboran con los maestros y los miembros de la comunidad de aprendizaje para hacerse cargo de qué, dónde, por qué, con quién y cuándo aprenden” (IB, 2017). Se apoya la agencia de los alumnos cuando los docentes concilian los intereses, los talentos y las habilidades de los niños con la indagación. Samuelsson (2008) señala que el juego, iniciado por los niños, a menudo está separado del aprendizaje, iniciado por los adultos que los rodean. Dentro del marco de aprendizaje temprano del PEP, existen razones de peso que aconsejan que los docentes aprovechen el juego de los alumnos y sienten en él las bases de la indagación, lo cual mejora las condiciones del juego y celebra las competencias de los niños.

Inmediatamente nos dimos cuenta de que el estímulo que buscábamos había surgido directamente de la perspectiva y la imaginación de nuestros alumnos. Buscamos rápidamente libros sobre hadas en la biblioteca del colegio. Como apoyo a nuestra línea de indagación, que consistía en infundir vida a las historias que leemos, conocemos y compartimos, nos convertimos en consumidores de la mitología de las hadas. Mediante el diseño de ropa y casas, y la preparación de camas y mantas, dimos vida a nuestra teoría sobre las hadas en el patio del colegio a través de una creencia compartida. Mientras jugábamos y construíamos, comenzamos a explorar naturalmente nuestra segunda línea de indagación: el uso imaginativo de materiales cotidianos.

Un retrato de las hadas realizado por un alumno con materiales naturales

Esa tarde pinté una pequeña puerta de hadas y la colgué en uno de los árboles. Al día siguiente, mientras los alumnos jugaban, un grito de emoción nos hizo saber a Anna y a mí que la habían encontrado. Empezamos a dibujar hadas, a hablar de quién podría vivir detrás de la puerta y si solo podíamos verla ahora porque las hadas ya sabían que creíamos en ellas. Cuando las hadas nos enviaron una carta con ingredientes para una poción mágica, mezclamos los ingredientes y empezamos a preguntarnos si existía un pequeño colegio para hadas detrás de la puerta, donde se enseñaba a hacer pociones y a volar. A través de la expresión oral, el juego, el dibujo, la escultura y la danza, los alumnos expresaron sus ideas sobre el tipo de magia que podía existir a nuestro alrededor. Exploramos sin esfuerzo nuestra última línea de indagación, que consistía en las diferentes formas de expresar ideas.

El descubrimiento de la puerta para hadas

Se puede decir que muchas veces desglosamos nuestras ideas centrales al mirar las palabras en una página o a través de una conversación sin contexto. Si Anna y yo hubiéramos ignorado las voces que nos rodearon aquel decisivo día en el patio del colegio, nuestra indagación podría haber sido muy diferente. La lección que aprendimos ese día fue que las posibilidades para la magia y el asombro que existen cuando escuchamos, tenemos en cuenta y seguimos las pistas de nuestros alumnos son lisa y llanamente espectaculares.

Referencias:

PRAMLING SAMUELSSON, I. y ASPLUND CARLSSON, M. “The Playing Learning Child: Towards a Pedagogy of Early Childhood”. Scandinavian Journal of Educational Research. 2008, vol. 52, n.o 6.

Programa de la Escuela Primaria. El alumno en la versión mejorada del PEP [en línea]. Diciembre de 2017. <http://blogs.ibo.org/sharingpyp/files/2018/04/2017-December-The-Learner-SP.pdf>.

Niamh Price es irlandesa y ejerce la docencia hace 10 años. Lleva seis años trabajando como maestra de jardín de infancia en el Suzhou Singapore International School en Suzhou (China). Antes de esto, Niamh disfrutó de cuatro años de enseñanza y trabajo con niños y familias en diferentes áreas de Dublín (Irlanda). Niamh realizó un máster en Teatro en la Educación, con una especialización de investigación en juego y creatividad en el aula de la primera infancia. Ella cree en la importancia de establecer relaciones con cada uno de los alumnos que cruza el umbral de su clase, y se ha comprometido a descubrir no solo qué puede hacer cada niño, sino también quién es. La creación de entornos que propicien la belleza, la curiosidad y la colaboración es una característica esencial de su práctica.

, , ,

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.