Consecuencias positivas inesperadas de un año de aprendizaje virtual

Capture

Nancy Snyder es en la actualidad la coordinadora del PEP en el American International School Dhaka, un colegio de Bangladés autorizado para impartir el PEP. Se incorporó recientemente al colegio como coordinadora tras haber desempeñado funciones como docente y directora en el International School Ho Chi Minh City durante siete años. Además de coordinadora, ha sido maestra de clase y especialista en alfabetización. Intenta ayudar a maestros y alumnos a aplicar el aprendizaje y hacerlo real y pertinente en cualquier contexto.

Las últimas mejoras del PEP y las nuevas publicaciones de El Programa de la Escuela Primaria: de los principios a la práctica (IB, 2018) han ayudado a definir y explicar cómo puede ser la acción de los alumnos ofreciendo a los colegios cinco ejemplos de acción para mejorar cómo podemos explicar la acción y observar a los alumnos en su aplicación del aprendizaje:

  • Participación
  • Promoción
  • Justicia social
  • Emprendimiento social
  • Elecciones sobre el estilo de vida

Otra incorporación que ha facilitado la comprensión de nuestros alumnos y docentes del aprendizaje y la enseñanza es el énfasis en la agencia de los alumnos (la capacidad de expresar opiniones, realizar elecciones y asumir responsabilidades). En el American International School Dhaka (AISD), estas novedades nos han brindado la oportunidad de entender mejor a nuestros alumnos y celebrar los pequeños logros. Estamos visualizando muchos tipos de acción además del poder y las posibilidades de la asunción de responsabilidades.

Al igual que en muchos colegios de educación primaria, desde marzo de 2020, nuestros alumnos se encontraban fuera de las paredes de nuestro edificio escolar aprendiendo en línea desde sus jardines, el suelo de sus habitaciones, las mesas del comedor, desde hogares en Dhaka y desde sus países de origen. Ante esta separación física, aprendimos que la comunidad no depende de la proximidad. En un año normal, somos un colegio con un consultorio médico bien utilizado, instalaciones deportivas y una cafetería en la propia sede, y con una oferta constante de clubes, actividades deportivas y extraescolares… una comunidad muy unida, una comunidad escolar.

Los docentes se adaptaron y trabajaron para responder a las necesidades de los alumnos en muchos ámbitos académicos, sociales y del desarrollo a pesar de que nuestros alumnos no asistieran al colegio del mismo modo ni dedicaran las mismas horas que en años anteriores. Tuvimos dificultades para comprender el aprendizaje que se produce desde el hogar, ofrecer a los alumnos experiencias auténticas, realizar actividades de aprendizaje significativas y otros aspectos. No obstante, también hemos conseguido logros en muchos sentidos que no esperábamos.

Nancy2

Acción de los alumnos: creación de conexiones en la comunidad virtual

Aunque de manera inesperada, empezamos a notar desde el principio que los alumnos estaban emprendiendo acciones y buscando oportunidades de avanzar con el fin de practicar las habilidades y las disposiciones que habían aprendido y que estaban aprendiendo. Durante todo el año, la acción y la iniciativa de los alumnos, así como la confianza en sí mismos siguieron creciendo. Las ideas y la innovación atendieron las necesidades de los alumnos y se extendieron entre las clases y los alumnos.

En septiembre, no esperábamos que dos alumnos quisieran crear un carnaval virtual de Halloween, “La calabaza espeluznante”. Enviaron correos electrónicos, se reunieron en línea con el director de la escuela primaria y la coordinadora del PEP para encontrar una propuesta de acción. Sus ideas se fueron volviendo más organizadas y atentas, pues pensaron en los alumnos que no podían salir de sus casas. Al final, tuvieron lista una serie de actividades, publicaciones interactivas y un lugar donde compartir fotos para que los alumnos participaran en una celebración virtual. Con valentía, lo enviaron y compartieron con nuestra escuela primaria.

Fueron más los alumnos que empezaron a ponerse en contacto con los maestros y (virtualmente) se acercaron al personal de la escuela primaria para proponer, y luego liderar, diferentes iniciativas.

  • Un alumno envió una celebración virtual, en la que enseñaba las tradiciones de Diwali, y pidió a los alumnos y maestros que encendieran una vela y la colocaran en los balcones para que todos pudieran verla con la intención de conectar visualmente a nuestra comunidad separada.
  • Un par de alumnos planeó clases a la hora del almuerzo para sus compañeros de curso y de otros grados para enseñar a hacer papiroflexia.
  • Un grupo de alumnos escribió, editó y publicó un pequeño periódico en línea.
  • Los alumnos planificaron clubes y encuentros del tipo “grupo de almuerzo” sobre experimentos científicos, cómics, codificación y la propiedad de mascotas.

A pesar de que los alumnos se encontraban en diferentes espacios físicos, se centraron en la comunidad de práctica común que “da prioridad a las personas y sus relaciones” y “asume una responsabilidad compartida por el aprendizaje, la salud y el bienestar”. (IB, De los principios a la práctica, “La comunidad de aprendizaje”, 2018, p. 1).

Comprensión y propósito de la tecnología

Otra consecuencia positiva es la comprensión del propósito y el poder de la tecnología. Durante el aprendizaje virtual, los dispositivos y los programas informáticos son una necesidad, por lo que los alumnos crean, hacen crítica y usan la tecnología deliberadamente. Citando a una alumna de tercer año: “El año pasado, ni siquiera sabía que los iPads tenían Google Slides”. Ahora explica lo visual y útil que es Google Slides y que lo utiliza para tomar notas, planificar y luego compartir información o instrucciones con su grado para un club de mascotas iniciado por su compañero de clase.

Sin esperarlo, un alumno ha utilizado su pasión por la codificación para planificar y dirigir un club sobre el tema. También averiguó cómo enviar un video donde aparece él enseñando a los demás para revisar la clase para una reunión del club. Sorpresivamente, sirvió de inspiración para que otra alumna, que está organizando un grupo de experimentos científicos divertidos, enviara por video instrucciones sobre lo que necesitan los alumnos. Al compartir su pantalla, trabajó en una breve sesión de formación sobre los programas informáticos que se pueden utilizar. Después de trabajar independientemente, explicó que había practicado y perseverado hasta crear un video. Estos son solo unos pocos ejemplos de cómo los alumnos están empleando la tecnología para atender sus necesidades de la vida real.

Alumnos y maestros por igual

En toda la escuela primaria virtual, ni los alumnos ni los maestros lo esperaban, pero sintieron y observaron las imprevistas consecuencias positivas del aprendizaje virtual. Encontramos maneras de conectar, adaptar y trabajar juntos.

  • Nuestra asesora escolar ha tenido la ocasión de contactar con muchos alumnos que solo habría visto pasar por el pasillo al ofrecerles “Cub Club” (unos encuentros sociales semanales de carácter voluntario entre grupos del grado).
  • Nuestra bibliotecaria se ha vuelto bastante creativa al enseñar a los alumnos a conectar con la biblioteca por medio de visitas virtuales a las clases, hojas de instrucciones y correos electrónicos. Ha motivado a los alumnos a pedir libros por vía electrónica y a pedir prestados libros electrónicos. Además, responde preguntas por correo electrónico, en reuniones en línea y chats por Hangouts igual que si estuviera en el mostrador de la biblioteca.
  • Nuestro maestro de música ha organizado y dirigido un musical en línea en el que los alumnos han trabajado juntos y contribuido desde todas partes. Luego han editado videos en colaboración para crear un musical virtual (sin mencionar la puesta en común de múltiples iteraciones de la canción del colegio con maestros y alumnos para las asambleas escolares que organizamos con periodicidad).

Alumnos y maestros emprendimos acciones para ser una comunidad durante la experiencia de aprendizaje virtual e hicimos cosas que nunca hubiéramos imaginado. Tenemos una gran cantidad de modelos sobre la capacidad de expresar opiniones, realizar elecciones, asumir responsabilidades y emprender acciones que ayudarán a los alumnos a encontrar nuevas formas de innovar y actuar si se vuelve a dar el aprendizaje virtual.

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.