Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Seis años después: carta abierta a los alumnos del IB

Hemos invitado a un grupo de graduados del Programa del Diploma (PD) a que reflexionen sobre sus estudios y su vida. Obtenga más información sobre la red de exalumnos del IB en ibo.org/es/alumni.


Estimados alumnos actuales y futuros del IB:

Se preguntarán qué es lo que más recuerdo de mis exámenes, ensayos y calificaciones del IB. La respuesta es muy sencilla. Seis años después, no me puedo acordar de los detalles de ninguno de mis exámenes del Programa del Diploma (PD). Aun así, sigo poniendo en práctica muy a menudo el proceso de pensar detenidamente y mantener una actitud positiva. Y aunque puede sonar a lugar común, esas dos lecciones cambiaron mi vida.

Cuando llegó la hora de planificar e iniciar mi carrera universitaria, estaba más que entusiasmada. No porque fuera a ser el siguiente hito en mi vida, o porque represento a la primera generación de mi familia que tiene la oportunidad de ir a la universidad, o por las ventajas para mi futuro profesional. Aunque todas estas razones son positivas y realistas, quería ir a la universidad porque el Programa del Diploma me convenció de que el ámbito académico implica algo más que “ser inteligente”. El entorno académico ayuda a construir la identidad y el desarrollo personal, y esa experiencia fue sumamente importante para mí a esa edad. Como alumna universitaria, para mí era fundamental continuar desarrollándome como una persona equilibrada y profunda, un rumbo que el PD ya me había marcado.

Estudié un grado en paisajismo. El encanto de esta disciplina reside en el poco conocimiento que el público general tiene de ella. Algunos creen que se trata de una profesión relacionada con la sustentabilidad y el medio ambiente. Otros creen que trata de plantas y jardinería.  La mayoría la asocia con el diseño de parques y espacios públicos. Rara vez se entiende como un trabajo de conservación histórica. Y solo unos pocos la asocian con el diseño de ciudades por medio de políticas y planificación.

A través de mi educación universitaria y el comienzo de mi carrera profesional, he aprendido que los arquitectos de más éxito tienen en cuenta todos estos aspectos en su trabajo. Es importante contar con un conjunto equilibrado de habilidades técnicas y de diseño. La educación del IB me enseñó el concepto de la versatilidad, una de las lecciones más valiosas de mi época en el colegio. Ya como adulta, elegí una carrera que fortalece mi identidad y estimula mi interés creativo. La educación del IB me enseñó que, para alcanzar mis objetivos, debía salir de mi zona de confort y afrontar mis puntos débiles. El Programa del Diploma no tiene nada que ver con memorizar y aprender datos; es una práctica que se aplica a muchas áreas de la vida.

Y esto me lleva a la segunda lección: mantener una actitud positiva. Sí, analizar una gran cantidad de consideraciones y realizar tareas que no son nuestro fuerte puede ser abrumador, pero la respuesta es irónicamente sencilla. Y con “sencilla” no quiero decir “breve”. Las respuestas más precisas son bastante largas, porque incluyen una gran cantidad de limitaciones y restricciones.  Para mí, mis respuestas y decisiones son sencillas cuando incluyen todos los factores. El IB me convirtió en una comprobadora de listas orientada a objetivos. Pero no se preocupen, no todo el mundo es así.

El PD supuso muchas cosas para mí, pero la más importante fue que me brindó la primera gran oportunidad de tomar una decisión difícil en mi juventud: aceptar un desafío o elegir la opción más fácil para completar mi educación secundaria. Se suele decir que se aprende más cuando se elige el camino más difícil. (Aun así, escuchen a sus padres y evítense problemas).

Tanto si están redactando una monografía, decidiendo sobre su futuro profesional o tratando de entender lo que ocurre en el mundo que les rodea, la respuesta no suele ser tan fácil como “sí” o “no”, “bien” o “mal”. La realidad no es más que una paradoja de complejidades. Aprender eso durante la adolescencia no fue fácil, pero el IB me ayudó a conseguirlo. ¡Espero que a ustedes también!

Una superviviente del IB,

Tammy Do


Tammy Do siente curiosidad por la gente, la cultura y la sociedad, y cómo nos integramos en el espacio físico de la naturaleza, los puntos de referencia y los lugares. Cultivó su interés en el diseño mediante el estudio de un grado en paisajismo y su trabajo como paisajista en Maryland (EE. UU.).

¿Tiene alguna buena historia que contar? Escriba a alumni.relations@ibo.org y obtenga más información sobre la red de exalumnos del IB en ibo.org/es/alumni.