Top Nav Breadcrumb - Spanish0

Cinco programas prometedores para promover la resiliencia académica de los alumnos

Todos los alumnos enfrentan dificultades de algún tipo, y la resiliencia académica cumple un papel importante para superar estos desafíos. Esta publicación destaca cinco prácticas y programas que enseñan y cultivan la resiliencia académica en los alumnos.

Five promising programmes to support students’ academic resilience
Imagen cedida por Simon Minter

¿Que es la resiliencia?

La resiliencia describe el proceso de adaptación positiva frente a una adversidad considerable. En el contexto del colegio, la resiliencia académica permite a los alumnos enfrentarse a una variedad de desafíos, desde una mala calificación hasta una inestabilidad económica grave.

Esta publicación destaca cinco prácticas y programas que enseñan y cultivan la resiliencia académica en los alumnos. La selección de estas prácticas prometedoras se basa en una revisión exhaustiva de un documento sobre políticas llamado Academic Buoyancy and Resilience for Diverse Students Around the World, encargado por el departamento de investigación del IB y realizado por Inflexion en 2020.

Existen muchos programas en todo el mundo que buscan desarrollar la resiliencia. Cualquiera de ellos, incluidos los mencionados en este blog, deben adaptarse cuidadosamente al contexto cultural local y a las necesidades específicas de los alumnos.

1. Medidor emocional

El medidor emocional es una herramienta simple utilizada en el programa RULER, que fue diseñado por investigadores del Centro de Inteligencia Emocional de Yale. Este programa ayuda a los colegios a enseñar explícitamente a alumnos de primaria y secundaria a reconocer, entender y manejar las emociones durante el aprendizaje.

El medidor emocional es un gráfico de cuatro cuadrantes que muestra el tipo de emoción en el eje x, de desagradable a agradable, y el nivel de intensidad en el eje y, de baja a alta energía (Nathanson et al., 2016). Una rutina sencilla para que los alumnos de todas las edades desarrollen una conciencia de sí mismos y una comprensión de sus emociones es pedirles que describan cómo se sienten en distintos momentos del día. Las investigaciones demuestran que el programa RULER puede mejorar las competencias sociales y emocionales de los alumnos, así como sus logros académicos.

2. Programa Math Anxiety Monsters

«Lo que permite a los alumnos imaginar su ansiedad matemática y describir cómo podrían superarla cuando se enfrenten a problemas matemáticos difíciles en el futuro»

La ansiedad matemática puede convertirse en una realidad abrumadora para los alumnos durante la infancia, así como durante la transición a la adolescencia y a la edad adulta. Tan solo la idea de hacer matemáticas puede causar ansiedad en algunas personas (Lyons y Beilock, 2012).

El programa Math Anxiety Monsters sobre trastornos de ansiedad matemática está destinado a los alumnos de los años intermedios e incorpora técnicas de escritura reflexiva e integración artística. Este programa utiliza el proceso metafórico y artístico de imaginar la ansiedad como un monstruo, lo que permite a los alumnos imaginar su ansiedad matemática y describir cómo podrían superarla cuando se enfrenten a problemas matemáticos difíciles en el futuro.

3. Proyecto Compassionate Schools

El proyecto Compassionate Schools se está implementando con alumnos de entre 5 y 10 años en un gran distrito escolar urbano de Estados Unidos. El objetivo de este proyecto es desarrollar las habilidades de aprendizaje social y emocional de los alumnos, como la empatía y regulación emocional, a través de distintas técnicas, desde prácticas de respiración consciente hasta la gestión de conflictos. El programa, que se enseña y pone a prueba sistemáticamente en colegios enteros, utiliza un currículo para enseñar a los alumnos a reflexionar y autoevaluar cómo reaccionan a los desafíos durante el día escolar.

4. Currículo “del colegio al trabajo”

«Las evaluaciones de este currículo muestran efectos positivos en lo referente a la realización de las tareas para hacer en casa, las interrupciones en clase, las calificaciones académicas, el emprendimiento de iniciativas y el riesgo de depresión dos años después»

Las investigaciones sugieren que visualizar nuestro futuro y pensar en lo que queremos convertirnos puede ser la clave para descubrir nuestro propósito y definir las acciones que tomamos hoy. El currículo “del colegio al trabajo” (STJ, por sus siglas en inglés) se diseñó para los alumnos de los años intermedios y de secundaria, a fin de ayudarlos a desarrollar la confianza en sí mismos, objetivos, estrategias y una visión de futuro exitoso en el colegio y más allá (Oyserman, 2015)1. Con este programa, los alumnos mejoran el concepto de sí mismos, la competencia social y el optimismo a través de un currículo de 10 lecciones. La implementación de este currículo incluye determinar las dificultades que podrían surgir al intentar alcanzar el futuro imaginado e identificar estrategias para superarlas. Las evaluaciones de este currículo muestran efectos positivos en lo referente a la realización de las tareas para hacer en casa, las interrupciones en clase, las calificaciones académicas, el emprendimiento de iniciativas y el riesgo de depresión dos años después (Oyserman y Destin, 2010).

5. Programa de educación consciente

El objetivo principal de la conciencia plena es enfocar la atención en el presente sin juzgar los pensamientos y sentimientos que pasan por la mente. El programa Mindfulness Education (ME) utiliza un currículo de 10 lecciones para identificar las habilidades que pueden aplicarse tanto dentro como fuera del aula.

En el programa, los docentes reciben capacitación sobre educación consciente e implementan lecciones durante sus períodos de clase. Los ejercicios de conciencia plena se practican en períodos cortos (de tres a cinco minutos) varias veces al día, con afirmaciones y visualizaciones que ayudan a generar optimismo y emociones positivas. El programa de educación consciente, implementado en Canadá con alumnos de cuarto a séptimo grado/año, demostró un aumento en el optimismo, en el concepto general que tienen los alumnos de sí mismos en el colegio y en la competencia social.

[1] El currículo se ha publicado como una guía completa y exhaustiva para educadores o jóvenes profesionales en el libro Pathways to Success Through Identity-Based Motivation (Oyserman, 2015).

¿Desea más información? Lea el resumen de investigación o el documento completo sobre políticas. Todas las investigaciones en el IB están disponibles en ibo.org/es/research. ¿Tiene alguna pregunta? No dude en enviárnosla. Escríbanos a research@ibo.org

Referencias :

LYONS, I. M.; BEILOCK, S. L. “Mathematics anxiety: Separating the math from the anxiety”. En Cerebral Cortex [en línea]. 2012. Vol. 22, n.º 9. Pp. 2102-2110. <https://doi.org/10.1093/cercor/bhr289>.

NATHANSON, L.; RIVERS, S. E.; FLYNN, L. M.; BRACKETT, M. A. “Creating emotionally intelligent schools with RULER”. En Emotion Review [en línea]. 2016. Vol. 8, n.º 4. Pp. 305-310. <https://doi.org/10.1177/1754073916650495>.

OYSERMAN, D. Pathways to success through identity-based motivation. Nueva York, Nueva York (EE. UU): Oxford University Press, 2015.

OYSERMAN, D.; DESTIN, M. “Identity-based motivation: Implications for intervention”. En The Counseling Psychologist. 2010. Vol. 38, n.º 7. Pp. 1001-1043.

Si le gustó esta historia, le recomendamos las siguientes: